13 de octubre de 2006

Monstruos y decisiones

Hace años que Guillermo del Toro tenía en la cabeza la historia de una mujer embarazada que llega a una casa victoriana donde conoce a un fauno, y éste le ofrece la posibilidad de entrar en su mundo a cambio de entregarle a su bebé. De aquella historia y también de El espinazo del diablo, ambientada en la Guerra Civil española, sacó el director de Guadalajara (México) la simiente de esta nueva cinta, una incursión en la fantasía de los cuentos de hadas que deja en pañales a Shyamalan, cuyo último trabajo discurre por derroteros muy similares.
La historia se sitúa en 1944, un año apropiado, ha dicho el director, para hablar de "monstruos y decisiones". El monstruo, en este caso, es el personaje del Capitán (Sergi López) un veterano del ejército nacional que aún persigue republicanos por los bosques. Los que deben elegir -pero no pueden hacerlo- son todos aquellos a los que el terror atenaza. Sobre todo, Mercedes, el personaje de una magnífica, mejor que nunca, Maribel Verdú. Y también el doctor (Álex Angulo), Carmen (Ariadna Gil) pero, sobre todo, Ofelia, la niña, la protagonista, (Ivana Baquero), la única que de verdad podrá escoger y hasta será capaz de escapar, merced a su inocencia y después de pagar un alto precio por ello.
La historia es sencilla: en medio del terror, de la crueldad sin límites del monstruo (que tiene la cara del franquismo, pero podía haber tenido otras, como todos sabemos) sólo la ficción es capaz de salvarnos. Es una salvación falsa, pero es la única que existe. O, más allá: cuando la realidad nos acosa y se hace irrespirable, las salvaciones falsas son lo único que tenemos.
La película podría subtitularse: "¿Para qué sirve la ficción?". La respuesta sería: para, una vez aprendidas unas sencillas reglas, encontrar un abrigo seguro.
Algunas claves de esta película, para quienes aún no la hayáis visto: una crueldad extrema en el tratamiento de las escenas realistas, un desbordante mundo fantástico en el personaje del fauno y algunas escenas inolvidables, como la de la aparición de la inquietante criatura subterránea que vive sin ojos frente a una mesa dispuesta para el banquete.
Los símbolos son también fundamentales: el laberinto, la princesa, la inocencia, la sangre y la muerte. Nada nuevo.


FICHA TÉCNICA

Título: El laberinto del fauno. Género: Fantástico. Nacionalidad: España/ Mexico/ EE.UU.
Director: Guillermo del Toro. Calificación: Mayores de 18 años. Año de Producción: 2006 Duración: 112 min. Idioma: Castellano Estreno: 11 de octubre 2006

1 comentario:

M dijo...

La escena de la criatura de los ojos (sobre todo los momentos antes de que despierte) es tan buena...
Buf, y coincido contigo en que deja en pañales a Shyamalan, incluso en posición fetal.