3 de octubre de 2006

Pastel con remordimientos


Hace unos días me escribió un colega a quien no conocía (y de quien sigo sin saber casi nada, salvo que tenemos la misma edad y los mismos vicios, por lo menos los confesables) para hablarme del oficio de escribir y decir cosas hermosas y sabias como ésta:
Como es normal sólo aprendí de los tachones. No creo que se aprenda demasiado de los éxitos, aunque a todos nos guste recibirlos.
Terminaba con una frase que actuó en mí como un anzuelo suculento en una merluza famélica:
Por cierto, (...) en la cocina soy casi tan feliz como escribiendo. Ah, y hago un pastel de chocolate, receta de mi madre, que conlleva una semana de remordimientos.
Llena de curiosidad y de ánsia de remordimiento, le pedí la receta del pastel. Y tuvo la amabilidad no sólo de mandármela, sino de hacerlo en ese archivo de imagen, del propio puño y letra de su madre, ya desaparecida.
La generosidad, muchas veces, se demuestra compartiendo cosas minúsculas pero tan íntimas como una receta ligada a nuestra biografía.
Si he esperado unos días ha sido porque quería probar el Pastel y sus remordimientos. Ahora que lo he hecho, tengo claro que algo tan rico sólo puede compartirse. Gracias, amigo J.

6 comentarios:

Maria Escalas Bernat dijo...

"oído cocina"!
Jo també la provaré. Sóc adicta a la xocolata... i als remordiments

Gus Nielsen dijo...

Lo voy a hacer. Beso.

César dijo...

Cuidado, Care: este post engorda. Oye, me parece una idea cojonuda lo de hacer un "especial conjunto" dedicado al 1 de noviembre. Yo pensaba escribir algo sobre Halloween, pero haré además un listado sobre el cine de terror, como propones. Incluso voy a ver si se me ocurre un ultracorto de terror. ¿Por qué no le dedicas tú un post al terror literario?

Y no es que nuestros blogs estén hermanados, amiga mía; es que el mío es algo así como una excrecencia del tuyo.

Mady* dijo...

Em faràs aquest pastis alguna vegada??? :-)

Shangri-la dijo...

En fecha 2 de octubre de 2006, zarpó de puerto desconocido una embarcación sin bandera que la identifique: SHANGRI-LA. DERIVAS Y FICCIONES APARTE.

R dijo...

No és un pastís de remordiments. És un pastís farcit de records meravellosos. Oi que sí, J?